Hoy en día, la gestión de stocks es un punto clave para cualquier empresa. La gestión de stocks nos permite conocer nuestro nivel de existencias y monitorizar su evolución. Un control que, si se hace de la forma correcta, nos permitirá contar siempre con la cantidad de productos adecuada en el lugar adecuado para llevar a cabo cada operación, evitando problemas de abastecimiento o roturas en la cadena de suministro.

Así, nuestra empresa no sólo optimizará su inversión en tiempo y dinero, sino que además logrará que su actividad no se vea perjudicada en ningún momento. 

¿Cómo lograrlo? Con la implantación de los métodos de gestión de stocks adecuados. ¡Sigue leyendo y descúbrelos! 

Métodos de gestión de stock  

La gestión de stock es el control y la regulación de la entrada y salida de productos que permite conocer las existencias totales de cada artículo. 

Por su parte, los métodos de gestión de stock son una serie de sistemas de gestión y organización que ayudarán a nuestra empresa a lograrlo, evitando problemas como el desabastecimiento o la mercancía duplicada. 

Para ello, existen diferentes métodos. Hoy en CANEMBAL te hablamos de algunos de los métodos de gestión de stock más utilizados y que, sin duda, te ayudarán a tener un mayor control sobre el stock de tu empresa.  

FIFO

Conocido como FIFO por sus siglas en inglés “First In, First Out” y como su propio nombre indica, es un método de gestión de stock que tiene como objetivo vender en primer lugar los artículos más antiguos, es decir, aquellos que entraron primero al almacén. 

Se trata de una técnica de fácil aplicación que permite manipular, organizar y dar prioridad a los flujos de mercancías y productos. Es cierto que requiere de un mayor espacio, pero sin duda garantiza el suministro de mercancías. 

LIFO 

Haciendo referencia a sus siglas “Last In, First Out” y al contrario que el método anterior, LIFO es un método de gestión de stock que consiste en vender en primer lugar los artículos más recientes, es decir, aquellos que entraron en último lugar. 

Se trata de la técnica conocida como “último en entrar, primero en salir”, por la que muchas empresas apuestan con el objetivo de almacenar su mercancía durante el menor tiempo posible, y que al igual que el método anterior, contribuye a la generación de una organización coherente y ágil de flujos de productos.   

ABC  

Por su parte, el método ABC es un sistema de clasificación de mercancías por categorías, dividido en este caso en 3 distintas: A, B y C. 

Así, los artículos de la categoría A son los productos de mayor consumo anual, es decir, los más importantes. Razón por la cual debemos someterlos a un rigurosos control de stock y a un almacenamiento adecuado, en áreas o ambientes con condiciones especiales, reponiendo con regularidad para evitar roturas de stock. 

Los artículos de la categoría B hacen referencia a productos de consumo medio o intermedios, e igual que en el caso anterior, aunque no en la misma medida, es importante mantener un control periódico para evitar su paso a una categoría superior o inferior. 

Por último, los artículos de la categoría C abarcan los productos de bajo consumo, los menos importantes. Por ello, su reposición es menos frecuente, realizándose los pedidos únicamente cuando se produce una venta. 

Wilson 

Conocido como Wilson o método EOQ, “Cantidad Económica de Pedido”, hablamos de un método de gestión de stock especialmente indicado para pequeñas y medianas empresas que manejan una cantidad pequeña de pedidos diarios. 

Se trata de un sistema de fácil implementación, que a su vez requiere de una gran supervisión, y que consiste en realizar pocos pedidos con el máximo número de productos posible. 

Stock mínimo

Se trata de uno de los métodos de gestión de stock más utilizados. Este consiste en el cálculo del volumen mínimo de stock con el que deberíamos contar en el almacén, lo que nos permitirá saber cuándo tenemos que realizar un nuevo pedido. 

Para llevarlo a cabo, deberemos realizar un análisis completo y exhaustivo de datos de compra y venta de cada producto. 

Revisión de stock 

Para la implantación del método de revisión de stock antes deberemos llevar a cabo exámenes periódicos para controlar el inventario, donde asociaremos cada revisión a un pedido. 

Así, deberemos fijar una cantidad adecuada para cada producto y, cuando esta disminuya, devolver las existencias al nivel establecido.  

Just In Time (Stock bajo demanda) 

Para finalizar, hablamos del método de stock bajo demanda o Just In Time, un método que tiene como objetivo principal la reducción de costes a través de la reducción del inventario al mínimo. 

Así, con este método, los productos se entregan cuando se necesitan y se utilizan inmediatamente, es decir, únicamente haremos el pedido cuando el cliente lo haya solicitado. Al implementarlo, deberemos tener en cuenta el riesgo de agotamiento de existencias que implica. 

Gestionar adecuadamente nuestro stock es esencial para lograr una buena planificación empresarial. Por ello, antes de elegir un método de gestión de stocks, deberemos tener en cuenta una serie de factores clave, y las necesidades e intereses comerciales de nuestra organización. Sólo de esta forma elegiremos el adecuado y optimizaremos nuestros recursos.  

METODOS GESTION STOCKS

Conclusión 

Gestionar adecuadamente nuestro stock es esencial para lograr una buena planificación empresarial. Por ello, antes de elegir un método de gestión de stocks, deberemos tener en cuenta una serie de factores clave, y las necesidades e intereses comerciales de nuestra organización. Sólo de esta forma elegiremos el adecuado y optimizaremos nuestros recursos. 

 

La distribución o el transporte es uno de los procesos logísticos más complejos e importantes para la empresa hoy en día, y es que tanto la rentabilidad empresarial como la satisfacción del cliente dependen de ello. 

Así, podemos decir que el éxito de una empresa está vinculado en gran medida a que su cadena de suministro funcione correctamente, el proceso crucial que comienza con las materias primas y acaba con la entrega del producto final. 

¿Pero en qué consiste realmente y cómo mejorar la cadena de suministro? Hoy, desde CANEMBAL, te lo contamos todo.  

¿Qué es una cadena de suministro? 

Sin duda, un punto clave muy a tener en cuenta, es cómo mejorar la cadena de suministro, pero antes, debemos conocer todo lo que conlleva su proceso para entender cómo nos permitirá implementar dichas mejoras y, en consecuencia, optimizar resultados.

Así, una cadena de suministro es el conjunto de procesos operativos de una empresa, como la planificación, la gestión de compras, la fabricación o producción y su logística, el abastecimiento y el almacenaje, los canales de distribución y la venta al cliente final.

No obstante, las cadenas de suministro pueden ser muy distintas unas de otras, pues su tamaño y complejidad son factores variables. 

¿Cómo mejorar la cadena de suministro? 

Como todos sabemos, en una era digital en constante cambio, las empresas necesitan facilitar sus servicios con la máxima eficiencia posible para satisfacer las necesidades de sus clientes. 

Por ello, compiten a través de la capacidad de su cadena de suministro. Esta, no sólo determina su forma de planificar, comprar, fabricar y distribuir mercancías, sino que también condiciona el coste y la calidad de sus productos, la agilidad con que reacciona a las necesidades de los clientes y el mercado. 

A continuación, algunos consejos que te ayudarán a comprender cómo mejorar la cadena de suministro de tu empresa.  

Gestión de la cadena de suministro 

Para optimizar la cadena de suministro, es esencial que primero sepamos cómo llevar a cabo una buena gestión de la misma. Aquí, los directivos de las empresas deberán planificar una estrategia eficaz de gestión de la cadena de suministro que les permita controlar el flujo de bienes y servicios de la empresa. 

Esto, sin duda, permitirá que las empresas reaccionen a nuevas oportunidades de crecimiento y les facilitará los periodos de incertidumbre, el impacto de la globalización y los constantes cambios. 

Coordinación y personal 

Un elemento clave en nuestra estrategia será la promoción de la integración y la coordinación, fomentando la colaboración entre proveedores y clientes. Esto además, podrá resultar en costes inferiores, tanto logísticos como de inventario. 

Así, debemos analizar la cadena de suministro extendida, aumentando el nivel de influencia fuera de la propia organización para conseguir su optimización. 

También es necesario incorporar expertos en cada tarea especializada. De esta forma, conseguimos que el empresario tome decisiones fundamentadas y piense estratégicamente sobre cómo mejorar la cadena de suministro sin la necesidad de una autoridad jerárquica directa con todos sus empleados.

Sistemas y tecnologías  

Las empresas también necesitan tecnología y sistemas adecuados para planificar, prever y gestionar el inventario y las necesidades de la cadena de suministro

Con esto hablamos de la automatización de los procesos de producción, el análisis de los flujos de materiales para la optimización del proceso e incluso la creación de nuevas vías de comunicación con el cliente. 

Para ello, antes deberemos evaluar qué software empresarial es más adecuado para nuestras necesidades, teniendo en cuenta el tamaño de nuestra empresa, nuestras necesidades de gestión ahora y en el futuro y las principales dificultades a resolver. 

Así, entre nuestras opciones probablemente se encontrarán el software de contabilidad específico o la migración a un ERP o una solución de gestión empresarial si nuestra empresa está en crecimiento. 

Procesos 

Pero contar con la tecnología y el sistema adecuado no basta para optimizar la cadena de suministro. Para ello, deberemos llevar a cabo planes para analizar cómo funciona realmente nuestra empresa y ofrecer formación en los sistemas necesarios. 

En relación a esto, es importante examinar los procesos de nuestra empresa, asegurarnos de que los empleados trabajen con eficacia y comprobar si nuestra cadena de suministro funciona como debe.

Si descubrimos que un proceso reduce la eficacia de nuestra cadena de suministro, deberemos asegurarnos de dar la formación adecuada a los equipos correspondientes. Algo clave para no perder el flujo de demanda del cliente y poder anticiparnos a los posibles cambios del mercado.  

cadena suministro

Ventajas de optimizar la cadena de suministro 

Dicho esto, contar con una cadena de suministro optimizada puede resultar en importantes beneficios para la empresa, como los que citamos a continuación. 

Inventario optimizado 

Si hablamos del inventario, obviamente, al contar con una cadena de suministro bien optimizada, probablemente contaremos también con un inventario preciso, clasificado y ajustado a la demanda, evitando así problemas de desabastecimiento o exceso de stock. 

Mayores beneficios 

Por otra parte, si la cadena de suministro está correctamente gestionada y optimizada, obtendremos unos márgenes de beneficio mayores al conseguir importantes ahorros en costes de procesos. 

Facilidad de gestión 

Por último, contar con una cadena de suministro plenamente integrada, en general facilita una mayor flexibilidad en el proceso y un funcionamiento óptimo en todas las áreas de actuación. 

Como en el almacén o el transporte, donde se aumenta la capacidad, se reducen costos de almacenamiento y se incrementa la seguridad tanto para operadores como para productos. 

Además, esta integración de la cadena puede facilitar el flujo de información, lo que permite anticiparse a situaciones no esperadas en el ciclo de la cadena.

Ayuda a aprovechar mejor los espacios y a controlar el inventario

Mejora la satisfacción del cliente

ventajas cadena suministro

Conclusión 

Como ves, el desarrollo de todos estos procesos es clave en la optimización de la cadena de suministro. Y, como hemos dicho, la cadena de suministro puede representar una gran proporción de los costes de tu empresa. 

Ahora ya sabes cómo mejorar la cadena de suministro. Tan sólo sigue estas pautas y adáptalas a tu empresa, equipo, crecimiento y necesidades. Sin duda, verás un cambio importante en el día a día de tu empresa.