El pasado mes de mayo, el consejo de ministros aprobó la nueva ley de residuos y suelos contaminados, cuyo objetivo principal es impulsar la economía circular, intentando reducir al mínimo los efectos negativos de la generación y gestión de los residuos en la salud humana y el medio ambiente en España, que aspira a ser un país neutro en emisiones en 2050.

Esta ley restringe los plásticos de un solo uso (no reutilizables), grava su utilización, e incorpora dos nuevos impuestos orientados a prevenir la generación de residuos.

De esta manera se pretende contribuir al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible , incluidos en la Agenda 2030, y en particular a los objetivos:

  • ODS 12: Producción y consumo sostenibles
  • ODS 13: Acción por el clima
  • ODS 14: Vida submarina

Objetivos Desarrollo Sostenible

Entre los productos plásticos de un solo uso sujetos a reducción están los vasos para bebidas, incluidos sus tapas y tapones; así como los recipientes alimentarios plásticos destinados al consumo inmediato, cuya comercialización ha de reducirse un 50% en 2026 con respecto a 2022, y un 70% para 2030 con respecto al mismo año.

Para cumplir con estos objetivos, todos los agentes implicados en la comercialización de estos productos, deberán fomentar el uso de alternativas reutilizables, o de otro material no plástico, ya que, en cualquier caso, a partir del 1 de enero de 2023, quedará prohibida su distribución gratuita, debiéndose cobrar un precio por cada uno de los productos de plástico que se entregue al consumidor, diferenciándolo en el ticket de venta.

La base imponible de este impuesto se basará en la cantidad de plástico NO RECICLADO (en kg) contenida en estos productos, y será de 0,45€/kg.

Según el borrador del 8 de marzo, también “quedarán exentos de este gravamen, siempre que quede debidamente justificado su uso final, todos aquellos productos destinados a prestar una función de protección, manipulación, distribución o presentación de medicamentos para lactantes de uso hospitalario, y productos como rollos de plástico para ensilados de uso agrícola y ganadero”.

La orientación hacia la sostenibilidad siempre ha sido una prioridad para muchas personas y empresas, pero cada vez son más las acciones que se van implantando para que sea una realidad, en todos los ámbitos.  Gracias a ello, y aunque desde hace tiempo, se están empezando a ver con más frecuencia, son productos como bandejas y cestas de cartón, o compostables en los lineales de los supermercados, por ejemplo, optando así por una alternativa más sostenible.

 

¿Y tú? ¿Qué opinas?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *