El pasado mes de mayo, el consejo de ministros aprobó la nueva ley de residuos y suelos contaminados, cuyo objetivo principal es impulsar la economía circular, intentando reducir al mínimo los efectos negativos de la generación y gestión de los residuos en la salud humana y el medio ambiente en España, que aspira a ser un país neutro en emisiones en 2050.

Esta ley restringe los plásticos de un solo uso (no reutilizables), grava su utilización, e incorpora dos nuevos impuestos orientados a prevenir la generación de residuos.

De esta manera se pretende contribuir al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible , incluidos en la Agenda 2030, y en particular a los objetivos:

  • ODS 12: Producción y consumo sostenibles
  • ODS 13: Acción por el clima
  • ODS 14: Vida submarina

Objetivos Desarrollo Sostenible

Entre los productos plásticos de un solo uso sujetos a reducción están los vasos para bebidas, incluidos sus tapas y tapones; así como los recipientes alimentarios plásticos destinados al consumo inmediato, cuya comercialización ha de reducirse un 50% en 2026 con respecto a 2022, y un 70% para 2030 con respecto al mismo año.

Para cumplir con estos objetivos, todos los agentes implicados en la comercialización de estos productos, deberán fomentar el uso de alternativas reutilizables, o de otro material no plástico, ya que, en cualquier caso, a partir del 1 de enero de 2023, quedará prohibida su distribución gratuita, debiéndose cobrar un precio por cada uno de los productos de plástico que se entregue al consumidor, diferenciándolo en el ticket de venta.

La base imponible de este impuesto se basará en la cantidad de plástico NO RECICLADO (en kg) contenida en estos productos, y será de 0,45€/kg.

Según el borrador del 8 de marzo, también “quedarán exentos de este gravamen, siempre que quede debidamente justificado su uso final, todos aquellos productos destinados a prestar una función de protección, manipulación, distribución o presentación de medicamentos para lactantes de uso hospitalario, y productos como rollos de plástico para ensilados de uso agrícola y ganadero”.

La orientación hacia la sostenibilidad siempre ha sido una prioridad para muchas personas y empresas, pero cada vez son más las acciones que se van implantando para que sea una realidad, en todos los ámbitos.  Gracias a ello, y aunque desde hace tiempo, se están empezando a ver con más frecuencia, son productos como bandejas y cestas de cartón, o compostables en los lineales de los supermercados, por ejemplo, optando así por una alternativa más sostenible.

 

¿Y tú? ¿Qué opinas?

El embalaje industrial es básico en toda línea de producción que incorpora transporte de la mercancía, manteniendo intacto el producto durante la manipulación y el transporte, algo que conlleva un importante ahorro de costes al evitar posibles daños y desperfectos. 

Así, además de evitar contingencias, el embalaje industrial conserva las propiedades de la mercancía, siendo fundamental en sectores como el conservero, un sector con gran presencia a nivel nacional e internacional, donde España, a día de hoy, es uno de los mayores productores mundiales. 

Por ello, hoy hablamos del embalaje industrial y su importancia para este gran sector. ¡Sigue leyendo para saber más! 

La industria conservera    

Se llama conserva al resultado del proceso de la manipulación de los alimentos de tal forma que se evite o ralentice su deterioro. 

Así, al hablar de la industria conservera hablamos de un sector agroalimentario que tiene como finalidad principal producir alimentos que conserven sus propiedades durante un largo periodo de tiempo, preservándolos en todo momento de la acción de los microorganismos y otros factores capaces de alterar sus características naturales.

A diferencia de otros sectores alimentarios, el proceso productivo de la industria conservera presenta la ventaja de producir alimentos de bajo riesgo microbiológico, pero nunca se pueden considerar alimentos de riesgo cero.

En este sentido, con la finalidad de seguir garantizando la máxima seguridad y protección del producto, se hace esencial un embalaje industrial adecuado que lo proteja no sólo en el transporte, sino también en la manipulación. 

Importancia del embalaje industrial en la industria conservera   

 

La industria conservera en España se divide en dos grandes ramas, el sector conservero y transformador de productos del mar y la industria de conservas vegetales, siendo el tomate la conserva más consumida en la actualidad.

Estos datos demuestran la importancia de un sector en crecimiento y evolución, en el que España se posiciona como uno de los principales productores mundiales, con productos tradicionales como tomate frito, alcachofas, legumbres, atún, sardinas, y otros de reciente creación como las ensaladas preparadas y las algas en conserva.

Así, aunque los alimentos en conserva se preservan de la acción de los microorganismos y de otros factores que pueden alterar sus propiedades, los procesos de elaboración de conservas hacen que el riesgo de contaminación por microorganismos se reduzca de manera considerable. 

Por ello, a la hora de la recepción de la materia prima, se realizan múltiples controles de calidad, y se tienen en cuenta los Puntos de Control Crítico. 

La calidad de la materia prima y su manipulación es esencial para que el producto sea óptimo para lograr una conserva de calidad, sin daño, libre de contaminación y de signos de descomposición, y aquí el embalaje industrial es un punto clave. 

Tipos de embalaje industrial    

 

Como hemos dicho, para lograr una calidad óptima en el producto final es esencial su adecuada manipulación. Por ello, si queremos garantizar unos buenos resultados, debemos siempre priorizar la protección en la confección, transporte, y almacenamiento de la conserva, siendo algo fundamental para garantizar su correcta recepción al consumidor final en óptimas condiciones. 

Para lograrlo, te recomendamos algunos de los productos más utilizados por las grandes empresas que trabajan en la industria conservera.  

Etiquetas  

La etiqueta es un producto fabricado con diferentes materiales como papel, adhesivos, sintéticos y otros materiales, cuyo principal objetivo es dar a conocer la identidad de los productos y asegurar su calidad. 

Cinta adhesiva   

La cinta adhesiva, almacenada en rollos, fija distintos materiales y asegura una buena sujeción tanto en el transporte como en el almacenamiento. 

Film para paletizar    

El film para paletizar suele ser un complemento y tiene diversos usos y aplicaciones. Hablamos de un material que aporta rigidez, estabilidad y protección extra a la mercancía. 

Cantoneras 

Las cantoneras están especialmente diseñadas para dar consistencia, protección y estabilidad en el paletizado, algo esencial en el proceso de manipulación y transporte. De lo contrario, podemos perder todo el trabajo y esfuerzo realizado durante el proceso productivo, que nuestra mercancía quedara destrozada, y con ella, la perdida de la venta junto a la insatisfacción de nuestro cliente. 

Plástico Retráctil

Los plásticos retráctiles son láminas de plástico, cuyas propiedades y características permiten recubrir y agrupar productos gracias a su capacidad de retracción, es decir, se retraen mediante calor, permitiendo una adaptación y sujeción total de la mercancía.

Plástico No Retráctil

Los “plásticos no retráctiles” son aquellos plásticos industriales sin capacidad de retracción, fabricados en polipropileno, o polietileno de alta densidad (HDPE) o de baja densidad (LDPE); en forma de lámina, tubo o semi-tubo.

Estuchería de cartón

La estuchería de cartón se suele utilizar principalmente para el envasado automático en fábricas de conservas, o para darle más de consistencia a la caja en el momento de apilar unas encima de otras.

Dentro de la estuchería de cartón, nos encontramos con las fajas y fundas. Este tipo de estuchería está fabricada con cartón compacto, y se utiliza para envolver otras cajas, envases de plástico o directamente para envolver el producto final, como es el caso de las latas de atún, pimientos, frutas en almíbar como trozos de piña, etc.

Conclusión 

El sector conservero, cada vez más, cobra mayor relevancia y aumenta su protagonismo, especialmente en España. Es por ello que, ahora más que nunca, debemos controlar la calidad de sus alimentos, manipularlos, conservarlos, transportarlos y protegerlos como es debido a través del embalaje industrial

Es por ello que si queremos garantizar unos buenos resultados, debemos siempre priorizar la protección, no sólo en la confección y envasado, sino también en el transporte, manipulación y almacenamiento de la conserva, siendo algo fundamental para garantizar una recepción en óptimas condiciones. 

Cualquier tipo de envase alimentario, ya sea una bandeja, una bolsa o un film de envasado alimentario, contribuye a proteger los alimentos de la contaminación por microorganismos, insectos y otros agentes contaminantes. 

Asimismo, el envasado de productos alimentarios preserva la forma y la textura del alimento que contiene, evitando la pérdida de su sabor o aroma, prolongando el tiempo de almacenamiento y regulando el contenido de agua o humedad del alimento. 

Por estas y otras muchas razones, el envasado de productos alimentarios es un aspecto clave tanto para la empresa como para el consumidor final. 

Te lo contamos todo. ¡Sigue leyendo! 

El envasado  

 

En respuesta a los nuevos hábitos de consumo, la industria agroalimentaria ha ido implementando tecnologías de producción y conservación que garantizan la calidad higiénica de los alimentos y prolongan su vida útil, minimizando las alteraciones en los mismos. Pero, ¿en qué consiste el proceso de envasado de productos alimentarios?

El envasado de productos alimentarios es un método para conservar alimentos que radica en la protección y preservación del alimento evitando los posibles microorganismos existentes y que pueden ser perjudiciales para la salud. 

Así, su principal función es protegerlos y preservarlos de la contaminación exterior, siendo esencial para conservar la calidad de los mismos, reducir al mínimo su deterioro y limitar el uso de aditivos. 

En este sentido, el envase cumple funciones de gran importancia, desde la contención de los propios alimentos hasta su protección del deterioro químico y físico, proporcionando a su vez un medio práctico para informar a los consumidores sobre los productos. 

Tipos de productos para envasado alimentario

 

Dentro del mundo del envasado de productos alimentarios, encontramos diferentes tipos de envase que se adaptan a cualquier tipo de mercancía, protegiendo y manteniendo su seguridad, y asegurando una adecuada conservación del producto durante su manipulación y transporte. 

Veamos unos ejemplos:

Bandejas y cestas PET 

Ideales para garantizar la seguridad de los alimentos, mejorando su presentación y asegurando su seguridad en el transporte. 

Características: 

  • Utilización de materiales PET, R-PET, PET-PE, PET-OPS Y PE. 
  • Calidad virgen. 
  • Reciclables y sostenibles. 
  • Uso complementario de etiquetas, flow pack y film alimentario.    

bandeja                                      bandejas pet

bandejas pet bandejas pet

Bandejas y cestas compostables

Envases fabricados con material compostable y por tanto, biodegradable; más beneficiosos para el medio ambiente. 

Características: 

  • Utilización de fibras de madera y aditivos estabilizantes.   
  • Material compostable y biodegradable, respetuoso con el medio ambiente. 
  • Uso complementario con láminas flow pack, film alimentario y etiquetas. 

bandejas-y-cestas-compostables

Bandejas y cestas de cartón 

Especialmente fabricadas para proteger la fruta y ofrecer al consumidor una excelente visibilidad del producto; además, son 100% reciclables.

Características: 

  • Utilización de material Estucado Kraft y cartón. 
  • Personalizables. 
  • Material 100% reciclable y biodegradable. 
  • Uso complementario de lámina flow pack, etiquetas y film alimentario.   

 

Bandejas espumadas XPS

Estas bandejas están fabricadas con poliestireno espumado compacto; siendo además biodegradables, sostenibles, desechables e higiénicas. 

Características: 

  • Utilización de poliestireno espumado.  
  • Personalizables. 
  • Material 100% reciclable y biodegradable. 
  • Uso complementario de lámina flow pack, etiquetas y film alimentario.   

Bandejas Espumadas XPS - CANEMBAL

 

Cubres 

Láminas resistentes que protegen cajas frente a humedades y en el transporte de mercancías. 

Características: 

  • Utilización de material LDPE y HDPE.  
  • Calidad virgen. 
  • Personalizables. 

Cubra Cajas

Flow Pack  

Lámina  que protege y conserva los productos alimentarios en buen estado durante más tiempo. 

Características: 

  • Utilización de polipropileno biorientado (BOPP).    
  • Calidad virgen. 
  • Resistentes a la humedad. 
  • Reciclables. 
  • Personalizables. 
  • Uso complementario de etiquetas, cantoneras, film y flejes. 

lamina flow pack

 

Bolsas 

De uso sencillo y resistentes a roturas, las bolsas de plástico envuelven y protegen los alimentos tras su recogida, siendo un elemento de vital importancia. 

Características: 

  • Utilización de material LDPE y HDPE.  
  • Calidad virgen o reciclado.  
  • Personalizables. 
  • 100% reciclables. 
  • Uso complementario de plástico retráctil, no retráctil, cintas adhesivas y etiquetas. 
    cubrebolsas

Film alimentario 

Este film fabricado en PVC y PE recubre los alimentos y asegura su correcta conservación, además de protegerlo para que llegue a su destino en perfectas condiciones. 

Características: 

  • Utilización de material PE / PVC. 
  • Personalizables. 
  • Producto 100% reciclable. 
  • Uso complementario de bandejas, cestas y etiquetas. 

caracteristicas film alimentarioFilm Alimentario PVC Gama

La importancia del envasado de productos alimentarios  

 

El envasado de productos alimentarios es una parte esencial del proceso productivo en la industria actual. 

Además, los envases facilitan en gran medida la manipulación de los productos desde el momento en que son puestos a la venta, agilizando las tareas de transporte y almacenamiento posterior. 

Siendo esenciales también para poder informar al cliente de datos importantes para él como los ingredientes o la fecha de caducidad, así como información relevante para la empresa como el número de lote.

Así, el envase, en muchos casos, se convierte en una herramienta que facilita el consumo seguro, ya sea por su ergonomía, protección o su posterior etiquetado de seguridad, evitando la contaminación del alimento, principal causa de retirada de productos alimenticios. 

Funciones y beneficios del envasado  

Por su parte, el envasado presenta múltiples funciones que, a su vez, se presentan como beneficios: 

  • Protege y alarga la vida útil del alimento aislándolo de la contaminación. 
  • Conserva la calidad del producto. 
  • Mantiene la frescura de los alimentos envasados.  
  • Reduce al mínimo la posibilidad de deterioro. 
  • Ayuda a preservar la forma y textura del alimento. 
  • Evita que se pierda el sabor o el aroma.
  • Prolonga el tiempo de almacenamiento. 
  • Regula la humedad de los alimentos. 
  • Ayuda a prescindir del uso de aditivos y conservantes. 
  • Actúa como medio de información al consumidor sobre el producto: tabla nutricional, ingredientes, fecha de caducidad, cantidades, etc. 

Conclusión 

El envasado es un proceso esencial para garantizar la seguridad y la calidad de nuestros alimentos. Y sin duda, una parte fundamental tanto para productor como consumidor. 

Muchos de estos productos se pueden combinar en función de su material, de manera que permita un reciclado al 100% sin estar separando diferentes envases, ya que se está viendo incrementada la tendencia orientada al mono material, como por ejemplo bandejas PET, PET/EVOH/PE, O PET/PE junto al film alimentario de PE; lo que se convierte en una gran comodidad y ventaja para el consumidor final.

Algo de vital importancia y que pocos conocemos es la importancia del etiquetado de un producto para una empresa. Y es que algo que nunca puede faltar en un producto son las etiquetas. Esa parte tan importante del envase que brinda información esencial al consumidor. 

Ese consumidor que se ha vuelto cada vez más exigente y, además de conocer los ingredientes que contiene un determinado producto, busca un etiquetado cada vez más completo. 

Por ello, hoy te hablamos de la importancia del etiquetado de un producto para la empresa.

¡Sigue leyendo para saber más! 

La etiqueta 

La etiqueta debe aparecer en el producto y ser fácilmente comprensible, visible y legible, recogiendo los elementos más importantes. En el caso de productos alimentarios, estos elementos serán: 

  • Denominación del producto
  • Fecha de caducidad o consumo preferente
  • Información nutricional
  • Condiciones especiales de conservación y utilización
  • Lote
  • Peso o cantidad neta 
  • Origen del producto
  • Nombre y dirección del fabricante 
  • Lista de ingredientes
  • Alérgenos (si los hay)

Tipos de etiquetas

Etiquetas de papel CON adhesivo

Las etiquetas adhesivas, gracias a su gran versatilidad, son muy utilizadas en casi cualquier tipo de productos: envasado alimentario, botellas, bolsas, embalajes, etc; adaptándose muy bien a distintos materiales y superficies.

  • Cuché: una de las opciones más utilizadas para la impresión de etiquetas adhesivas y etiquetas de cola. Este tipo de papel estucado tiene un acabado liso y de tacto satinado, que proporciona excelentes resultados, tanto en su terminación brillante como satinada o mate. Ideal para industrias que requieran una alta estabilidad de impresión, donde los datos resistan el paso de la humedad, el calor y la luz solar.
  • Térmica: están fabricadas con un material poco abrasivo, diseñado para utilizar con cabezales térmicos, y con aplicaciones en productos que se encuentren en entornos secos, donde no tenga que soportar temperaturas extremas, humedad o roces. Es ideal para imprimir códigos de barras o códigos QR.
  • Térmica protegida: cuenta con un recubrimiento de protección, resistente a la humedad, a grandes cambios de temperatura, o roces. Ideal para etiquetado de alimentos refrigerados, industrias de logística y distribución.
  • Polipropileno (blanco y transparente): etiquetas muy resistentes a los ambientes húmedos y temperaturas extremas; material ideal para el etiquetado de envasado alimentario, bebidas, productos de limpieza, etc.
  • Cuché dorso aluminio: Muy utilizadas especialmente para productos con rugosidad y relieves. Esta etiqueta se utiliza mucho en la confección de melón o el aguacate.
  • Polietileno: Son etiquetas muy resistentes. Suelen utilizarse para impresión de imágenes y textos de alta resolución, con diseños y cortes únicos, aplicados a empaques especiales y productos que buscan destacar con su etiqueta.
  • Papel Injekt: Etiquetas blancas, sin impresión, utilizadas para impresión directa del cliente con su impresora.

Etiquetas de papel SIN adhesivo (Cartulinas)

Al igual que las etiquetas de papel con adhesivo, también existen etiquetas de papel (cartulina) sin adhesivo. Las más habituales son:

  • Etiquetas de cartulina cuché
  • Etiquetas de cartulina térmica
  • Etiquetas de cartulina térmica protegida
  • Cartulina de polipropileno

Otros tipos de etiquetas 

Además de para suministrar esta información esencial sobre el producto al consumidor, la importancia del etiquetado de un producto va más allá, permitiendo informar sobre otros aspectos igualmente importantes a través de otro tipo de etiquetados

Marcas de garantía 

Certifican que los productos o servicios a los que se aplica cumplen con los requisitos de calidad, componentes, origen geográfico o condiciones técnicas especificados en su reglamento. 

Etiquetado ecológico 

Indica que la empresa productora está sometida a controles e inspecciones de una autoridad establecida para ello. 

Denominación de origen protegida 

Se asigna a productos producidos, transformados y elaborados en una zona geográfica determinada, con unos conocimientos específicos reconocidos y comprobados. 

Especialidad tradicional garantizada 

No hace referencia al origen del producto, sino que informa de una composición o producción tradicional.

Producción integrada 

Para productos que han sido producidos mediante sistemas agrícolas de obtención de vegetales que aprovechan al máximo los recursos y los mecanismos de producción naturales. 

La importancia del etiquetado de un producto 

La importancia del etiquetado de un producto radica, en primer lugar, en su carácter obligatorio, que parte de dos derechos fundamentales del consumidor: el derecho a la información y el derecho a la seguridad. Nos permite conocer el alimento, su origen, su modo de conservación, los ingredientes que lo componen o los nutrientes que aportan. 

Y es que la información del etiquetado es un criterio esencial en la elección de los productos, pues permite comparar entre distintos productos y realizar un consumo responsable en cuanto a economía, salud y respeto al medio ambiente. 

Así, constituye una herramienta esencial para contar con una alimentación saludable y responsable. Además, ayuda al consumidor a tomar decisiones que se adapten a sus necesidades, a comparar productos y a elegir las alternativas adecuadas, informando también sobre sustancias o productos que pueden causar alergias. 

Beneficios del etiquetado 

Por su parte, el etiquetado presenta múltiples ventajas y beneficios, como los siguientes: 

  • Es lo primero en lo que se fijan los consumidores, por lo que ayudan a potenciar las ventas gracias a su diseño y la información aportada.
  • Nos permite aportar gran cantidad de información al consumidor final, resaltando de manera estratégica la información más relevante: ofertas, características del producto, informe nutricional, etc.
  • Capacidad de personalización al 100%.
  • Gran adherencia al producto.
  • Rápida colocación.
  • Alta calidad y durabilidad de la etiqueta.
  • Te permiten diferenciarte de la competencia.
  • Versatilidad: Gran capacidad para adaptarse a cualquier producto, superficie, forma, tamaños, etc.

EXTRA: Conoce el proceso de fabricación de una etiqueta

Conclusión

El etiquetado es un paso fundamental del proceso de confección, protección y paletización de cualquier empresa. Por ello, debemos tener en cuenta la importancia del etiquetado de un producto durante nuestro proceso de embalaje. Y tú, ¿qué tipo de etiquetas utilizas?

 

El plástico retráctil es, sin duda, uno de los sistemas de embalaje más utilizados. Y es que su versatilidad y múltiples aplicaciones hacen que sea un imprescindible en cualquier almacén o proceso de embalaje. 

No obstante, se desconocen muchos de sus aspectos más importantes. Por ello, hoy te contamos qué es exactamente el plástico retráctil, para qué se utiliza, los tipos que existen, sus características y sus ventajas. 

¡Sigue leyendo! 

¿Qué es el plástico retráctil? 

El plástico retráctil es un tipo de film fabricado fundamentalmente con polietileno, una lámina de plástico cuyas propiedades y características permiten recubrir y agrupar productos gracias a su capacidad de retracción. 

Así, este material se distingue por ajustarse al producto mediante la aplicación de calor, permitiendo una adaptación y sujeción total de la mercancía para su correcta manipulación, almacenaje y transporte. 

Un material disponible además en distintos formatos, como fundas termo retráctiles o bobinas de film termo retráctil, permitiendo elegir entre presentaciones opacas o transparentes. 

¿Para qué se utiliza el plástico retráctil?

El plástico retráctil puede ser utilizado para diversas tareas en cuanto a embalaje se refiere, pero cobra especial protagonismo en los siguientes procesos. 

Paletización 

El plástico retráctil está diseñado para compactar la mercancía y fijarla, evitando que se mueva, se caiga o se pierda durante la manipulación. 

Almacenamiento 

Se trata de un material que además permite flexibilidad a la hora de ser almacenado por la protección que ofrece frente a las inclemencias del tiempo y frente a otros agentes externos. 

Exportación 

La exportación también es uno de sus puntos fuertes, por su gran resistencia y fiabilidad, cualidades que garantizan una correcta llegada de los productos a su destino. 

Tipos de plástico retráctil

Pero esto no es todo, pues existen tres tipos principales de plástico retráctil, según su material: cloruro de polietileno, poliolefina y polipropileno. 

Cada uno de estos materiales presenta diferentes características y cualidades que lo hacen adecuado para diferentes aplicaciones. 

En cuanto a su calidad, pueden ser: 

  • Virgen. Hablamos de un material convencional de excelentes propiedades físicas y gran resistencia, además de un óptimo deslizamiento, una gran capacidad de sellado y una perfecta retracción. 
  • Semi-virgen. Se fabrica con, aproximadamente, un 60 – 80% material reciclado, de buena transparencia e inocuidad sin olor. Una forma de reutilizar todos los excedentes productivos y de minimizar el uso de recursos naturales. 
  • Reciclado tostado. Un material desarrollado para cumplir con los requisitos de la directiva del Parlamento Europeo y que se fabrica con 100% material reciclado POST-CONSUMO.  

En función de sus materiales de fabricación, (veremos más abajo en profundidad) también pueden ser: 

  • LDPE (Low Density Polyethylene) o Polietileno de baja densidad 
  • POF o Poliolefina 
  • PP o Polipropileno 

Por último, en cuanto a su forma de presentación, pueden ser: 

  • Tubo
  • Semi-tubo
  • Lámina 

Asimismo, todos ellos son materiales 100% reciclables y fabricados bajo la certificación medioambiental ISO 14001 y de calidad ISO 9001. 

Características del plástico retráctil

Como decíamos en los tipos, las características del plástico retráctil en función de sus materiales de fabricación son un elemento importante a conocer; los cuáles pueden ser:

LDPE

Se trata de un film de polietileno retráctil de baja densidad, antiadherente y antideslizante, con alta capacidad de retracción, utilizado principalmente para la agrupación y protección de artículos. 

Este se puede obtener en cualquier medida, ya sea para productos de tamaño reducido, como latas; hasta para productos de grandes dimensiones como muebles, colchones, etc. 

POF

Al hablar de POF hablamos de un film retráctil multicapa de poliolefina de alta resistencia, siendo precisamente esta la que le permite la fabricación de rollos de película más largos con calibres más delgados. Esto reduce el cambio de rollo, y aumenta tanto la eficiencia como la productividad. 

Por su parte, POF tiene una excelente resistencia a la perforación y al sellado, lo que ayuda además a proteger productos con formas irregulares. Ideal para superficies como papelerías, farmacia, electrodomésticos o alimentación. 

PP

Su alta resistencia, transparencia y brillo permiten un perfecto acabado y presentación del producto. 

Además, se encuentra disponible en diferentes espesores, desde 12 hasta 25 my; y diferentes anchuras, así como en formato lámina o semi tubo. Ideal para retractilar frutas y verduras, productos congelados, carnes, pescados, libros, etc.

Ventajas

Por último, es importante conocer y tener en cuenta las diversas ventajas del plástico retráctil, la mayoría claves para los procesos de manipulación, almacenamiento y transporte. 

Resistencia 

Al hablar de plástico retráctil, hablamos, sin duda, de un material muy resistente, por lo que evita perforaciones y desgarros. Esto es importante especialmente en los casos en los que las cajas tienen picos o salientes. 

Además, gracias a esta resistencia, la mercancía de su interior llega en perfecto estado, e incluso permite su uso inmediato. 

Protección 

Por otra parte, el plástico retráctil ofrece mucha protección frente a diversos agentes externos. 

Así, protege la mercancía de los rayos UV y proporciona estabilidad térmica e impermeabilidad, evitando que la mercancía encoja o se deforme en temperatura ambiente y protegiéndola frente a la humedad. 

Además, el plástico retráctil proporciona resistencia y protección también a metales, tales como cobre, aluminio, acero, latón, plata y níquel. 

Adaptación 

Otro punto fuerte del plástico retráctil es, sin duda, su capacidad de adaptación, ofreciendo una perfecta tracción y acoplamiento a cualquier carga una vez aplicamos el calor y permitiendo su uso además, tanto para agrupación de productos como para su transporte o almacenamiento. 

Conclusión

En definitiva, el plástico retráctil supone una opción de embalaje muy interesante para tener en cuenta a la hora de proteger tus productos. Ahora que ya lo sabes todo sobre este producto ¿te gustaría incorporarlo en tus procesos?

Uno de los puntos clave de la logística es la entrega correcta y a tiempo de la mercancía, pero de nada sirve realizar un envío a tiempo si este está en mal estado o incluso dañado.

Y es que en este sector es esencial saber cómo hacer un buen paletizado, pues para lograr que el proceso logístico sea eficaz, resulta fundamental el correcto paletizado de la mercancía que va a ser transportada.   

Y lo cierto es que, aunque muchas empresas del sector envuelven y protegen su mercancía, no lo hacen de la forma adecuada, cometiendo errores de paletizado que se pueden evitar siguiendo una serie de pautas. 

Por ello, hoy desde CANEMBAL os contamos las claves para un buen paletizado.

La importancia del paletizado y la estabilidad de carga

El paletizado es, sin duda, una de las mejores prácticas en cuanto a procesos logísticos se refiere por la mejora en el desempeño de las actividades de carga, descarga, transporte y almacenamiento, optimizando el uso de los recursos y la eficiencia de los procesos. 

Así, cada vez somos más conscientes de la importancia de una buena solución para la estabilidad de carga, donde es fundamental el uso de un embalaje eficiente que permita una correcta protección de nuestros productos y un buen paletizado

Objetivos

¿Su objetivo? Por un lado, proteger la mercancía en todo el proceso de transporte y facilitar la operación, reduciendo tiempos de trabajo y esfuerzo. Por otro lado, y quizás el objetivo más importante del paletizado, disponer la mercancía de forma correcta, conformando una carga compacta sin elementos sueltos que puedan desestabilizar el paquete, garantizando así la estabilidad de la unidad de carga.

 Claves 

Un paletizado incorrecto puede causar daños parciales e incluso totales a la mercancía, además de presentar riesgos para las personas involucradas en su manipulación. Por ello, abordar el desafío que supone la estabilidad de la carga con una visión integral es clave en la cadena logística de cualquier empresa.

Si el paletizado es correcto, se logra que los productos se mantengan en perfectas condiciones hasta llegar al destino. ¿Cómo lograrlo? Colocando sobre el pallet una cantidad de paquetes consolidados como una única unidad de carga. 

Sin olvidar el evitar que la carga tenga una altura excesiva que dificulte la correcta manipulación, siendo importante tener en cuenta que la carga se opera desde la base y una altura superior a 1,45 metros desestabiliza el punto de equilibrio.  

Consejos para un buen paletizado 

Almacenar de acuerdo a la estabilidad de carga 

Almacenar los bultos en columnas ordenadas de acuerdo a la estabilidad de la carga es esencial para lograr una buena estructura y cohesión, pudiendo hacerlo mediante el cruzamiento de paquetes en pilas, en las que se coloque caja sobre caja, para garantizar una mejor resistencia a la compresión. 

Utilizar embalaje de fijación 

Utilizar elementos de embalaje que compacten la mercadería y fijen los paquetes al pallet también es un punto importante, ya que es necesario utilizar las protecciones adecuadas para proteger los productos, como:

  1. Cantoneras
  2. Flejes
  3. Film para paletizar
  4. Plástico retráctil
  5. Etc.

Ocupar la superficie y el peso adecuado 

La carga siempre debe ser compacta y estable, evitando que queden elementos sueltos y huecos que dificulten la estabilidad. Por ello, es importante ocupar toda la superficie del pallet y el peso adecuado. En este punto, puede ayudar el uso de bandas antideslizantes, para prevenir el movimiento de la mercancía y mejorar su retención.  

Manipular mediante etiquetas 

Otro tip que nos puede servir de ayuda es advertir las condiciones de manipulación de los bultos mediante etiquetas o indicadores similares, señalando la orientación de la estiba e identificando bultos frágiles. 

Comprobar el estado de los materiales 

Por último, debemos comprobar que los materiales a utilizar en el paletizado se encuentran en perfecto estado. Así, cuando se utilice cualquier material, debe ser nuevo o estar en perfecto estado, firme, sin perforaciones ni daños. 

formas de paletizar CANEMBAL

Ventajas del paletizado 

Los pallets son estructuras planas de transporte, preparadas para soportar gran cantidad de mercancía de forma estable para moverla de forma más fácil y segura. 

En función de su material, madera, plástico, metal o material reciclado, presentan diferentes ventajas, pero todos tienen en común su aporte a la mejora de la eficiencia en la manipulación, almacenamiento y transporte de productos. 

A continuación, algunas de las principales ventajas del paletizado:

  • Aumenta la seguridad en el transporte y para el trabajador   
  • Incrementa la productividad 
  • Disminuye el coste de carga y descarga 
  • Optimiza el espacio en el almacén 
  • Facilita la rotación de la mercancía almacenada 
  • Permite una mejor manipulación de la mercancía 

Conclusión

La estabilidad de carga de las mercancías durante el proceso logístico es esencial para que el producto llegue en óptimas condiciones al destinatario, y para ello, un buen sistema de paletizado es clave.

 

Hoy en día, la gestión de stocks es un punto clave para cualquier empresa. La gestión de stocks nos permite conocer nuestro nivel de existencias y monitorizar su evolución. Un control que, si se hace de la forma correcta, nos permitirá contar siempre con la cantidad de productos adecuada en el lugar adecuado para llevar a cabo cada operación, evitando problemas de abastecimiento o roturas en la cadena de suministro.

Así, nuestra empresa no sólo optimizará su inversión en tiempo y dinero, sino que además logrará que su actividad no se vea perjudicada en ningún momento. 

¿Cómo lograrlo? Con la implantación de los métodos de gestión de stocks adecuados. ¡Sigue leyendo y descúbrelos! 

Métodos de gestión de stock  

La gestión de stock es el control y la regulación de la entrada y salida de productos que permite conocer las existencias totales de cada artículo. 

Por su parte, los métodos de gestión de stock son una serie de sistemas de gestión y organización que ayudarán a nuestra empresa a lograrlo, evitando problemas como el desabastecimiento o la mercancía duplicada. 

Para ello, existen diferentes métodos. Hoy en CANEMBAL te hablamos de algunos de los métodos de gestión de stock más utilizados y que, sin duda, te ayudarán a tener un mayor control sobre el stock de tu empresa.  

FIFO

Conocido como FIFO por sus siglas en inglés “First In, First Out” y como su propio nombre indica, es un método de gestión de stock que tiene como objetivo vender en primer lugar los artículos más antiguos, es decir, aquellos que entraron primero al almacén. 

Se trata de una técnica de fácil aplicación que permite manipular, organizar y dar prioridad a los flujos de mercancías y productos. Es cierto que requiere de un mayor espacio, pero sin duda garantiza el suministro de mercancías. 

LIFO 

Haciendo referencia a sus siglas “Last In, First Out” y al contrario que el método anterior, LIFO es un método de gestión de stock que consiste en vender en primer lugar los artículos más recientes, es decir, aquellos que entraron en último lugar. 

Se trata de la técnica conocida como “último en entrar, primero en salir”, por la que muchas empresas apuestan con el objetivo de almacenar su mercancía durante el menor tiempo posible, y que al igual que el método anterior, contribuye a la generación de una organización coherente y ágil de flujos de productos.   

ABC  

Por su parte, el método ABC es un sistema de clasificación de mercancías por categorías, dividido en este caso en 3 distintas: A, B y C. 

Así, los artículos de la categoría A son los productos de mayor consumo anual, es decir, los más importantes. Razón por la cual debemos someterlos a un rigurosos control de stock y a un almacenamiento adecuado, en áreas o ambientes con condiciones especiales, reponiendo con regularidad para evitar roturas de stock. 

Los artículos de la categoría B hacen referencia a productos de consumo medio o intermedios, e igual que en el caso anterior, aunque no en la misma medida, es importante mantener un control periódico para evitar su paso a una categoría superior o inferior. 

Por último, los artículos de la categoría C abarcan los productos de bajo consumo, los menos importantes. Por ello, su reposición es menos frecuente, realizándose los pedidos únicamente cuando se produce una venta. 

Wilson 

Conocido como Wilson o método EOQ, “Cantidad Económica de Pedido”, hablamos de un método de gestión de stock especialmente indicado para pequeñas y medianas empresas que manejan una cantidad pequeña de pedidos diarios. 

Se trata de un sistema de fácil implementación, que a su vez requiere de una gran supervisión, y que consiste en realizar pocos pedidos con el máximo número de productos posible. 

Stock mínimo

Se trata de uno de los métodos de gestión de stock más utilizados. Este consiste en el cálculo del volumen mínimo de stock con el que deberíamos contar en el almacén, lo que nos permitirá saber cuándo tenemos que realizar un nuevo pedido. 

Para llevarlo a cabo, deberemos realizar un análisis completo y exhaustivo de datos de compra y venta de cada producto. 

Revisión de stock 

Para la implantación del método de revisión de stock antes deberemos llevar a cabo exámenes periódicos para controlar el inventario, donde asociaremos cada revisión a un pedido. 

Así, deberemos fijar una cantidad adecuada para cada producto y, cuando esta disminuya, devolver las existencias al nivel establecido.  

Just In Time (Stock bajo demanda) 

Para finalizar, hablamos del método de stock bajo demanda o Just In Time, un método que tiene como objetivo principal la reducción de costes a través de la reducción del inventario al mínimo. 

Así, con este método, los productos se entregan cuando se necesitan y se utilizan inmediatamente, es decir, únicamente haremos el pedido cuando el cliente lo haya solicitado. Al implementarlo, deberemos tener en cuenta el riesgo de agotamiento de existencias que implica. 

Gestionar adecuadamente nuestro stock es esencial para lograr una buena planificación empresarial. Por ello, antes de elegir un método de gestión de stocks, deberemos tener en cuenta una serie de factores clave, y las necesidades e intereses comerciales de nuestra organización. Sólo de esta forma elegiremos el adecuado y optimizaremos nuestros recursos.  

METODOS GESTION STOCKS

Conclusión 

Gestionar adecuadamente nuestro stock es esencial para lograr una buena planificación empresarial. Por ello, antes de elegir un método de gestión de stocks, deberemos tener en cuenta una serie de factores clave, y las necesidades e intereses comerciales de nuestra organización. Sólo de esta forma elegiremos el adecuado y optimizaremos nuestros recursos. 

 

La distribución o el transporte es uno de los procesos logísticos más complejos e importantes para la empresa hoy en día, y es que tanto la rentabilidad empresarial como la satisfacción del cliente dependen de ello. 

Así, podemos decir que el éxito de una empresa está vinculado en gran medida a que su cadena de suministro funcione correctamente, el proceso crucial que comienza con las materias primas y acaba con la entrega del producto final. 

¿Pero en qué consiste realmente y cómo mejorar la cadena de suministro? Hoy, desde CANEMBAL, te lo contamos todo.  

¿Qué es una cadena de suministro? 

Sin duda, un punto clave muy a tener en cuenta, es cómo mejorar la cadena de suministro, pero antes, debemos conocer todo lo que conlleva su proceso para entender cómo nos permitirá implementar dichas mejoras y, en consecuencia, optimizar resultados.

Así, una cadena de suministro es el conjunto de procesos operativos de una empresa, como la planificación, la gestión de compras, la fabricación o producción y su logística, el abastecimiento y el almacenaje, los canales de distribución y la venta al cliente final.

No obstante, las cadenas de suministro pueden ser muy distintas unas de otras, pues su tamaño y complejidad son factores variables. 

¿Cómo mejorar la cadena de suministro? 

Como todos sabemos, en una era digital en constante cambio, las empresas necesitan facilitar sus servicios con la máxima eficiencia posible para satisfacer las necesidades de sus clientes. 

Por ello, compiten a través de la capacidad de su cadena de suministro. Esta, no sólo determina su forma de planificar, comprar, fabricar y distribuir mercancías, sino que también condiciona el coste y la calidad de sus productos, la agilidad con que reacciona a las necesidades de los clientes y el mercado. 

A continuación, algunos consejos que te ayudarán a comprender cómo mejorar la cadena de suministro de tu empresa.  

Gestión de la cadena de suministro 

Para optimizar la cadena de suministro, es esencial que primero sepamos cómo llevar a cabo una buena gestión de la misma. Aquí, los directivos de las empresas deberán planificar una estrategia eficaz de gestión de la cadena de suministro que les permita controlar el flujo de bienes y servicios de la empresa. 

Esto, sin duda, permitirá que las empresas reaccionen a nuevas oportunidades de crecimiento y les facilitará los periodos de incertidumbre, el impacto de la globalización y los constantes cambios. 

Coordinación y personal 

Un elemento clave en nuestra estrategia será la promoción de la integración y la coordinación, fomentando la colaboración entre proveedores y clientes. Esto además, podrá resultar en costes inferiores, tanto logísticos como de inventario. 

Así, debemos analizar la cadena de suministro extendida, aumentando el nivel de influencia fuera de la propia organización para conseguir su optimización. 

También es necesario incorporar expertos en cada tarea especializada. De esta forma, conseguimos que el empresario tome decisiones fundamentadas y piense estratégicamente sobre cómo mejorar la cadena de suministro sin la necesidad de una autoridad jerárquica directa con todos sus empleados.

Sistemas y tecnologías  

Las empresas también necesitan tecnología y sistemas adecuados para planificar, prever y gestionar el inventario y las necesidades de la cadena de suministro

Con esto hablamos de la automatización de los procesos de producción, el análisis de los flujos de materiales para la optimización del proceso e incluso la creación de nuevas vías de comunicación con el cliente. 

Para ello, antes deberemos evaluar qué software empresarial es más adecuado para nuestras necesidades, teniendo en cuenta el tamaño de nuestra empresa, nuestras necesidades de gestión ahora y en el futuro y las principales dificultades a resolver. 

Así, entre nuestras opciones probablemente se encontrarán el software de contabilidad específico o la migración a un ERP o una solución de gestión empresarial si nuestra empresa está en crecimiento. 

Procesos 

Pero contar con la tecnología y el sistema adecuado no basta para optimizar la cadena de suministro. Para ello, deberemos llevar a cabo planes para analizar cómo funciona realmente nuestra empresa y ofrecer formación en los sistemas necesarios. 

En relación a esto, es importante examinar los procesos de nuestra empresa, asegurarnos de que los empleados trabajen con eficacia y comprobar si nuestra cadena de suministro funciona como debe.

Si descubrimos que un proceso reduce la eficacia de nuestra cadena de suministro, deberemos asegurarnos de dar la formación adecuada a los equipos correspondientes. Algo clave para no perder el flujo de demanda del cliente y poder anticiparnos a los posibles cambios del mercado.  

cadena suministro

Ventajas de optimizar la cadena de suministro 

Dicho esto, contar con una cadena de suministro optimizada puede resultar en importantes beneficios para la empresa, como los que citamos a continuación. 

Inventario optimizado 

Si hablamos del inventario, obviamente, al contar con una cadena de suministro bien optimizada, probablemente contaremos también con un inventario preciso, clasificado y ajustado a la demanda, evitando así problemas de desabastecimiento o exceso de stock. 

Mayores beneficios 

Por otra parte, si la cadena de suministro está correctamente gestionada y optimizada, obtendremos unos márgenes de beneficio mayores al conseguir importantes ahorros en costes de procesos. 

Facilidad de gestión 

Por último, contar con una cadena de suministro plenamente integrada, en general facilita una mayor flexibilidad en el proceso y un funcionamiento óptimo en todas las áreas de actuación. 

Como en el almacén o el transporte, donde se aumenta la capacidad, se reducen costos de almacenamiento y se incrementa la seguridad tanto para operadores como para productos. 

Además, esta integración de la cadena puede facilitar el flujo de información, lo que permite anticiparse a situaciones no esperadas en el ciclo de la cadena.

Ayuda a aprovechar mejor los espacios y a controlar el inventario

Mejora la satisfacción del cliente

ventajas cadena suministro

Conclusión 

Como ves, el desarrollo de todos estos procesos es clave en la optimización de la cadena de suministro. Y, como hemos dicho, la cadena de suministro puede representar una gran proporción de los costes de tu empresa. 

Ahora ya sabes cómo mejorar la cadena de suministro. Tan sólo sigue estas pautas y adáptalas a tu empresa, equipo, crecimiento y necesidades. Sin duda, verás un cambio importante en el día a día de tu empresa. 

La organización de la mercancía en el almacén es esencial para cualquier empresa. Si no apuestas por el método más eficiente, sólo conseguirás una mercancía mal organizada o retrasos en las entregas. ¿Pero cómo organizar un almacén y su mercancía?  

De por sí, un almacén debe estar diseñado para que el desempeño del negocio sea óptimo. Pero, ¿cómo se determina la ubicación idónea para almacenar cada producto? o ¿cómo determinar su clasificación? 

Ordenar la mercancía de tu almacén es una obligación, especialmente si quieres mejorar su rendimiento, reducir accidentes, mantener el control de tu inventario o hacer un mejor uso de tu capacidad de almacenaje. 

¿Cómo hacer todo esto? Te contamos todos los detalles para asesorarte sobre cómo organizar un almacén adecuadamente.  

Diseño del almacén 

El primer elemento clave es el diseño del almacén, pues si su organización no es coherente y eficiente, nuestro almacén no alcanzará su rentabilidad máxima. 

Para ello, lo mejor es hacer una revisión del diseño del almacén, teniendo en cuenta tres elementos principales:

  • Flujos humanos y de productos 
  • Accesibilidad a las mercancías 
  • Capacidad y oportunidad de almacenaje 

Elección del sistema de almacenaje 

Para saber cómo organizar un almacén, antes de nada, debes saber si estás utilizando toda la capacidad de almacenaje de tu almacén actualmente. Si solo utilizas una parte, deberías revisar las soluciones de almacenamiento que estás empleando. 

Opta por un sistema o una solución de almacenaje más optimizada, como una estantería para paletización, para reorganizar tu espacio de la mejor manera posible en función de la demanda y poder almacenar más mercancías. 

Eso es sólo un ejemplo, pues cada sistema tiene sus ventajas. De hecho, no todos ellos se adaptan a tu actividad, al tamaño de tu organización y a la cantidad de referencias que almacenas de la misma forma.  

Desde CANEMBAL te recomendamos que apuestes por la calidad y la cantidad. Es importante utilizar sistemas con una vida útil más larga para lograr una capacidad de almacenaje más óptima. 

organizar almacen

Métodos de clasificación 

Según algunas investigaciones de Veeqo, expertos en gestión de inventario, “el 60% de las ventas provienen únicamente del 20% de los productos“. Por ello, mantener los productos más vendidos cerca de ciertas áreas, como la de packaging, reducirá el tiempo empleado en localizar el producto. ¿Cómo hacerlo? Con el Análisis ABC

El método de clasificación Análisis ABC es frecuentemente utilizado en la gestión de inventarios, ya que proporciona información útil sobre cómo organizar un almacén. Además, permite identificar productos con un gran impacto y crear nuevas categorías de productos con distintos niveles de control. 

Para gestionar el stock hay que dividir todo el inventario disponible en tres grupos: 

  • Clase A: Stock de productos más usados o vendidos, mayor rotación y/ o que mayor beneficios reportan. 
  • Clase B: Stock de valor moderado con frecuencia de ventas moderada y / o rotación media.
  • Clase C: Stock de menor nivel de rotación o de bajo beneficio.

Atendiendo a este análisis, los artículos de Clase A se ubicarán más cerca de la zona de expedición de la mercancía, de manera más accesible, mientras que los productos de Clase C estarán más alejados. 

clasificacion almacen

Etiquetado de mercancías 

Gestionar de manera efectiva el almacén es imprescindible para que nuestro equipo conozca exactamente donde se encuentra cada producto. Para ello, debemos establecer nombres a cada ubicación y reflejar en el stock esta denominación para su posterior localización. 

Ser prácticos es imprescindible para evitar errores, y el uso de combinaciones alfanuméricas simples ayuda al personal a entender y descifrar el lugar exacto en el que se encuentra el producto y reduce el tiempo de recogida. Por ejemplo, utilizar etiquetas específicas para filas, estantes y contenedores. 

¿Cómo organizar un almacén de mayores dimensiones? Todo dependerá de cuáles sean esas dimensiones, pero ten en cuenta que cuanto más grandes sean las instalaciones, más exacto deberá ser el etiquetado para lograr una gestión óptima del almacén. 

Orden y protocolos 

Para saber cómo organizar un almacén, y no sólo eso, sino también saber optimizar su organización, una buena idea es el establecimiento de protocolos para reducir los tiempos. Los protocolos dan órdenes claras al operario de cómo actuar en cada situación, por ello, contar con los necesarios es indispensable para un trabajo fluido. 

Esto además nos proporcionará orden, un elemento de vital importancia que nos permitirá tramitar la mercancía en el menor tiempo posible, y controlar en todo momento dónde se encuentra y su situación en el almacén. 

Ventajas de tener organizado mi almacén

Las principales ventajas de tener organizado el almacén son:

  1. Mantener un control del inventario
  2. Mejora el uso del espacio
  3. Reduce el número de accidentes
  4. Reduce los tiempos de espera
  5. Incrementa tu rentabilidad

Conclusión 

La gestión de almacenes es una tarea compleja con una gran variedad de aspectos a tener en cuenta para que el funcionamiento sea el óptimo. Hacerlo correctamente puede marcar la diferencia entre el éxito o el fracaso. 

Así, saber cómo organizar un almacén, su mercancía y conseguir desarrollar correctamente estos procesos, es un gran paso para que el funcionamiento del almacén sea efectivo y podamos cumplir con los pedidos de los clientes de forma rápida y minuciosa. 

¿Conoces las diferencias que existen entre materiales reciclables, biodegradables y compostables? A menudo pueden surgir dudas sobre este tema, pero en este post vamos a intentar esclarecer todas las dudas al respecto.

Material Reciclable

Los materiales reciclables son aquellos que, tratados correctamente, y tras pasar un proceso de tratamiento y transformación en una planta especializada, pueden tener una segunda vida y reutilizarse. En este sentido, la sostenibilidad del packaging juega un papel fundamental para fomentar el reciclaje y la reutilización de cara a cuidar el planeta. Así, iniciamos y cerramos un nuevo ciclo dentro de la economía circular.

Ejemplos de materiales reciclables: papel, cartón, vidrio, algunos metales y plásticos, telas y textiles, etc.

Algunos ejemplos de este packaging reciclable podrían ser nuestras bandejas y cestas PET, o R-PET fabricadas con material reciclado, cantoneras, flejes, etc.

reciclable - canembal

Material Biodegradable

Son aquellos envases o productos fabricados con materiales que, por acción de elementos biológicos como el agua, el sol o las bacterias, se descomponen químicamente de forma natural. Esta degradación supone que la sustancia en cuestión se descompone en los diferentes elementos químicos que la formaban. De hecho, pueden volver a la tierra y ser procesados por microorganismos como bacterias u hongos.

El tiempo que tarda en descomponerse es diferente en función de sus componentes, por ejemplo, las cáscaras de las frutas pueden biodegradarse en unos pocos días, el papel tarda unos meses, y otros elementos no son biodegradables en el corto o medio plazo, por ejemplo, una botella de vidrio puede tardar unos 4.000 años en biodegradarse.

Ejemplos de materiales biodegradables: madera, lana o cáscaras de huevos.

Material Compostable

Este tipo de envases están fabricados o compuestos por materiales que van un paso más lejos que los materiales biodegradables, y es que, además de ser biodegradables, cuando estos materiales se descomponen, se convierten en compuestos obtenidos a partir de la descomposición bioquímica de los residuos orgánicos por los que están fabricados.

Cuando algo es compostable, significa que, además de que se biodegrada, también lo hace dentro de una cierta cantidad de tiempo y bajo ciertas condiciones, convirtiéndose en lo que se conoce como “compostaje” o “compós”, es decir, nuestros residuos vuelven a la tierra como abono en un tiempo.

Si nos fijamos en la norma EN 13432 de 2002, acordada por la Comisión Europea que trata sobre los requisitos de los envases y embalajes valorizables mediante compostaje y biodegradación, dichas características serían:

  • Materiales que se biodegraden como mínimo el 90% en 6 meses máximo, si son sometidos a un ambiente rico en dióxido de carbono.
  • En un plazo de 12 semanas y en contacto con materiales orgánicos, la masa debería estar formada por el 90% de fragmentos de materiales. Sus dimensiones deberían estar por debajo de los 2 x 2 mm.
  • No deben dejar residuos tóxicos ni visibles si los abandonamos en el medioambiente.
  • Respetan los límites establecidos sobre la concentración de ciertos compuestos como el potasio, el nitrógeno o los valores de PH, entre otros.
  • Una planta de compostaje industrial es el lugar donde debe realizarse el proceso.

Ejemplos de materiales compostables: Hojas secas, aserrín, pasto cortado y otros residuos vegetales del jardín, ceniza, cáscaras de huevos, frutas y verduras, plumas, semillas, pelo, café, saquitos de té, etc.

Muestra de este packaging compostable podrían ser nuestras bandejas y cestas compostables, fabricadas a partir de fibras de madera.

Conclusión

La verdadera diferencia es que, el material reciclable se puede reutilizar, pero por la acción del hombre (utilizando el contenedor amarillo y llevando este material a plantas de reciclaje para su tratamiento), mientras que los materiales biodegradables y compostables se degradan solos con el tiempo.

La gran diferencia entre los materiales biodegradables y compostables es que, aunque ambos se descomponen de manera natural con el tiempo, sólo los materiales compostables lo hacen a una velocidad igual a la de materiales compostables como las hojas, papel y trozos de madera, pudiendo servir de nuevo como abono para la tierra en pocas semanas.

Por otra parte, es importante recordar que, todos los materiales compostables son biodegradables, pero no todos los materiales biodegradables son compostables.

Gracias a la utilización de estos materiales, contribuimos positivamente a una economía circular sostenible y respetuosa con el medio ambiente.

diferencia entre reciclable, biodegradable y compostable

Y ahora, ¿te quedan dudas sobre la diferencia entre materiales biodegradables, compostables y reciclables? ¿Trabajas ya en tu empresa con productos fabricados con estos materiales? ¡Cuéntanos en comentarios!