Hoy en día, la gestión de stocks es un punto clave para cualquier empresa. La gestión de stocks nos permite conocer nuestro nivel de existencias y monitorizar su evolución. Un control que, si se hace de la forma correcta, nos permitirá contar siempre con la cantidad de productos adecuada en el lugar adecuado para llevar a cabo cada operación, evitando problemas de abastecimiento o roturas en la cadena de suministro.

Así, nuestra empresa no sólo optimizará su inversión en tiempo y dinero, sino que además logrará que su actividad no se vea perjudicada en ningún momento. 

¿Cómo lograrlo? Con la implantación de los métodos de gestión de stocks adecuados. ¡Sigue leyendo y descúbrelos! 

Métodos de gestión de stock  

La gestión de stock es el control y la regulación de la entrada y salida de productos que permite conocer las existencias totales de cada artículo. 

Por su parte, los métodos de gestión de stock son una serie de sistemas de gestión y organización que ayudarán a nuestra empresa a lograrlo, evitando problemas como el desabastecimiento o la mercancía duplicada. 

Para ello, existen diferentes métodos. Hoy en CANEMBAL te hablamos de algunos de los métodos de gestión de stock más utilizados y que, sin duda, te ayudarán a tener un mayor control sobre el stock de tu empresa.  

FIFO

Conocido como FIFO por sus siglas en inglés “First In, First Out” y como su propio nombre indica, es un método de gestión de stock que tiene como objetivo vender en primer lugar los artículos más antiguos, es decir, aquellos que entraron primero al almacén. 

Se trata de una técnica de fácil aplicación que permite manipular, organizar y dar prioridad a los flujos de mercancías y productos. Es cierto que requiere de un mayor espacio, pero sin duda garantiza el suministro de mercancías. 

LIFO 

Haciendo referencia a sus siglas “Last In, First Out” y al contrario que el método anterior, LIFO es un método de gestión de stock que consiste en vender en primer lugar los artículos más recientes, es decir, aquellos que entraron en último lugar. 

Se trata de la técnica conocida como “último en entrar, primero en salir”, por la que muchas empresas apuestan con el objetivo de almacenar su mercancía durante el menor tiempo posible, y que al igual que el método anterior, contribuye a la generación de una organización coherente y ágil de flujos de productos.   

ABC  

Por su parte, el método ABC es un sistema de clasificación de mercancías por categorías, dividido en este caso en 3 distintas: A, B y C. 

Así, los artículos de la categoría A son los productos de mayor consumo anual, es decir, los más importantes. Razón por la cual debemos someterlos a un rigurosos control de stock y a un almacenamiento adecuado, en áreas o ambientes con condiciones especiales, reponiendo con regularidad para evitar roturas de stock. 

Los artículos de la categoría B hacen referencia a productos de consumo medio o intermedios, e igual que en el caso anterior, aunque no en la misma medida, es importante mantener un control periódico para evitar su paso a una categoría superior o inferior. 

Por último, los artículos de la categoría C abarcan los productos de bajo consumo, los menos importantes. Por ello, su reposición es menos frecuente, realizándose los pedidos únicamente cuando se produce una venta. 

Wilson 

Conocido como Wilson o método EOQ, “Cantidad Económica de Pedido”, hablamos de un método de gestión de stock especialmente indicado para pequeñas y medianas empresas que manejan una cantidad pequeña de pedidos diarios. 

Se trata de un sistema de fácil implementación, que a su vez requiere de una gran supervisión, y que consiste en realizar pocos pedidos con el máximo número de productos posible. 

Stock mínimo

Se trata de uno de los métodos de gestión de stock más utilizados. Este consiste en el cálculo del volumen mínimo de stock con el que deberíamos contar en el almacén, lo que nos permitirá saber cuándo tenemos que realizar un nuevo pedido. 

Para llevarlo a cabo, deberemos realizar un análisis completo y exhaustivo de datos de compra y venta de cada producto. 

Revisión de stock 

Para la implantación del método de revisión de stock antes deberemos llevar a cabo exámenes periódicos para controlar el inventario, donde asociaremos cada revisión a un pedido. 

Así, deberemos fijar una cantidad adecuada para cada producto y, cuando esta disminuya, devolver las existencias al nivel establecido.  

Just In Time (Stock bajo demanda) 

Para finalizar, hablamos del método de stock bajo demanda o Just In Time, un método que tiene como objetivo principal la reducción de costes a través de la reducción del inventario al mínimo. 

Así, con este método, los productos se entregan cuando se necesitan y se utilizan inmediatamente, es decir, únicamente haremos el pedido cuando el cliente lo haya solicitado. Al implementarlo, deberemos tener en cuenta el riesgo de agotamiento de existencias que implica. 

Gestionar adecuadamente nuestro stock es esencial para lograr una buena planificación empresarial. Por ello, antes de elegir un método de gestión de stocks, deberemos tener en cuenta una serie de factores clave, y las necesidades e intereses comerciales de nuestra organización. Sólo de esta forma elegiremos el adecuado y optimizaremos nuestros recursos.  

METODOS GESTION STOCKS

Conclusión 

Gestionar adecuadamente nuestro stock es esencial para lograr una buena planificación empresarial. Por ello, antes de elegir un método de gestión de stocks, deberemos tener en cuenta una serie de factores clave, y las necesidades e intereses comerciales de nuestra organización. Sólo de esta forma elegiremos el adecuado y optimizaremos nuestros recursos. 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *