El plástico retráctil es, sin duda, uno de los sistemas de embalaje más utilizados. Y es que su versatilidad y múltiples aplicaciones hacen que sea un imprescindible en cualquier almacén o proceso de embalaje. 

No obstante, se desconocen muchos de sus aspectos más importantes. Por ello, hoy te contamos qué es exactamente el plástico retráctil, para qué se utiliza, los tipos que existen, sus características y sus ventajas. 

¡Sigue leyendo! 

¿Qué es el plástico retráctil? 

El plástico retráctil es un tipo de film fabricado fundamentalmente con polietileno, una lámina de plástico cuyas propiedades y características permiten recubrir y agrupar productos gracias a su capacidad de retracción. 

Así, este material se distingue por ajustarse al producto mediante la aplicación de calor, permitiendo una adaptación y sujeción total de la mercancía para su correcta manipulación, almacenaje y transporte. 

Un material disponible además en distintos formatos, como fundas termo retráctiles o bobinas de film termo retráctil, permitiendo elegir entre presentaciones opacas o transparentes. 

¿Para qué se utiliza el plástico retráctil?

El plástico retráctil puede ser utilizado para diversas tareas en cuanto a embalaje se refiere, pero cobra especial protagonismo en los siguientes procesos. 

Paletización 

El plástico retráctil está diseñado para compactar la mercancía y fijarla, evitando que se mueva, se caiga o se pierda durante la manipulación. 

Almacenamiento 

Se trata de un material que además permite flexibilidad a la hora de ser almacenado por la protección que ofrece frente a las inclemencias del tiempo y frente a otros agentes externos. 

Exportación 

La exportación también es uno de sus puntos fuertes, por su gran resistencia y fiabilidad, cualidades que garantizan una correcta llegada de los productos a su destino. 

Tipos de plástico retráctil

Pero esto no es todo, pues existen tres tipos principales de plástico retráctil, según su material: cloruro de polietileno, poliolefina y polipropileno. 

Cada uno de estos materiales presenta diferentes características y cualidades que lo hacen adecuado para diferentes aplicaciones. 

En cuanto a su calidad, pueden ser: 

  • Virgen. Hablamos de un material convencional de excelentes propiedades físicas y gran resistencia, además de un óptimo deslizamiento, una gran capacidad de sellado y una perfecta retracción. 
  • Semi-virgen. Se fabrica con, aproximadamente, un 60 – 80% material reciclado, de buena transparencia e inocuidad sin olor. Una forma de reutilizar todos los excedentes productivos y de minimizar el uso de recursos naturales. 
  • Reciclado tostado. Un material desarrollado para cumplir con los requisitos de la directiva del Parlamento Europeo y que se fabrica con 100% material reciclado POST-CONSUMO.  

En función de sus materiales de fabricación, (veremos más abajo en profundidad) también pueden ser: 

  • LDPE (Low Density Polyethylene) o Polietileno de baja densidad 
  • POF o Poliolefina 
  • PP o Polipropileno 

Por último, en cuanto a su forma de presentación, pueden ser: 

  • Tubo
  • Semi-tubo
  • Lámina 

Asimismo, todos ellos son materiales 100% reciclables y fabricados bajo la certificación medioambiental ISO 14001 y de calidad ISO 9001. 

Características del plástico retráctil

Como decíamos en los tipos, las características del plástico retráctil en función de sus materiales de fabricación son un elemento importante a conocer; los cuáles pueden ser:

LDPE

Se trata de un film de polietileno retráctil de baja densidad, antiadherente y antideslizante, con alta capacidad de retracción, utilizado principalmente para la agrupación y protección de artículos. 

Este se puede obtener en cualquier medida, ya sea para productos de tamaño reducido, como latas; hasta para productos de grandes dimensiones como muebles, colchones, etc. 

POF

Al hablar de POF hablamos de un film retráctil multicapa de poliolefina de alta resistencia, siendo precisamente esta la que le permite la fabricación de rollos de película más largos con calibres más delgados. Esto reduce el cambio de rollo, y aumenta tanto la eficiencia como la productividad. 

Por su parte, POF tiene una excelente resistencia a la perforación y al sellado, lo que ayuda además a proteger productos con formas irregulares. Ideal para superficies como papelerías, farmacia, electrodomésticos o alimentación. 

PP

Su alta resistencia, transparencia y brillo permiten un perfecto acabado y presentación del producto. 

Además, se encuentra disponible en diferentes espesores, desde 12 hasta 25 my; y diferentes anchuras, así como en formato lámina o semi tubo. Ideal para retractilar frutas y verduras, productos congelados, carnes, pescados, libros, etc.

Ventajas

Por último, es importante conocer y tener en cuenta las diversas ventajas del plástico retráctil, la mayoría claves para los procesos de manipulación, almacenamiento y transporte. 

Resistencia 

Al hablar de plástico retráctil, hablamos, sin duda, de un material muy resistente, por lo que evita perforaciones y desgarros. Esto es importante especialmente en los casos en los que las cajas tienen picos o salientes. 

Además, gracias a esta resistencia, la mercancía de su interior llega en perfecto estado, e incluso permite su uso inmediato. 

Protección 

Por otra parte, el plástico retráctil ofrece mucha protección frente a diversos agentes externos. 

Así, protege la mercancía de los rayos UV y proporciona estabilidad térmica e impermeabilidad, evitando que la mercancía encoja o se deforme en temperatura ambiente y protegiéndola frente a la humedad. 

Además, el plástico retráctil proporciona resistencia y protección también a metales, tales como cobre, aluminio, acero, latón, plata y níquel. 

Adaptación 

Otro punto fuerte del plástico retráctil es, sin duda, su capacidad de adaptación, ofreciendo una perfecta tracción y acoplamiento a cualquier carga una vez aplicamos el calor y permitiendo su uso además, tanto para agrupación de productos como para su transporte o almacenamiento. 

Conclusión

En definitiva, el plástico retráctil supone una opción de embalaje muy interesante para tener en cuenta a la hora de proteger tus productos. Ahora que ya lo sabes todo sobre este producto ¿te gustaría incorporarlo en tus procesos?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *